Historial de trastornos de la articulación sacroilíaca

Los trastornos de la articulación sacroilíaca (ASI) y los síntomas asociados se conocen desde hace más de un siglo. En realidad, a inicios del 1900, los síntomas que parecían provenir de la espalda se atribuían con frecuencia a la articulación sacroilíaca, y se utilizaban procedimientos quirúrgicos abiertos para tratar dicha articulación. 

En 1934, se publicó un documento científico sobre los discos vertebrales como origen de la sintomatología de la espalda. Como resultado, el tratamiento de los discos se convirtió en la operación más común para los cirujanos ortopédicos y la articulación sacroilíaca (ASI) quedó prácticamente en el olvido.1 Hoy, 70 años después, los cirujanos ortopédicos y de la columna vertebral han reconocido que los discos no constituyen la única causa de la lumbalgia.

Según los datos científicos, es común que el dolor causado por la disfunción de la articulación sacroilíaca se confunda con el dolor provocado por los discos en la zona lumbar. Para evitar intervenciones quirúrgicas innecesarias de la columna lumbar, deben tenerse muy en consideración los trastornos de la articulación sacroilíaca en el diagnóstico de las lumbalgias.2

“Para evitar intervenciones quirúrgicas innecesarias de la columna lumbar, deben tenerse muy en consideración los trastornos de la articulación sacroilíaca en el diagnóstico de los dolores lumbares.”

 

  1. Mixter, WJ, y JS Barr. “Rupture of the Intervertebral Disc with Involvement of the Spinal Canal.” New England Journal of Medicine 211, n°. 5 (1934): 210-215.
  2. Weksler, Velan, et al. El Papel de la Disfunción de la Articulación Sacroilíaca en la Génesis de la Lumbalgia: lo Obvio No Siempre es lo Correcto. Archives of Ortho and Trauma Surgery. Dic. 2007; 10(127) 858-888. 

Infórmese

Videos de Proveedores

La Importancia de la Articulació...

Anatomía, Biomecánica...

La importancia del Diagnóstico...

Diagnóstico de las Alteraciones...