Cómo determinar el origen de sus síntomas

La información más importante que puede darle a su médico es la ubicación exacta del dolor y el nivel de su funcionalidad. Intente observar cuándo ocurre el dolor y la intensidad con que lo siente en diversas zonas, incluida la región lumbar, los glúteos y las piernas.

Además, asegúrese de avisarle a su médico si ha tenido alguna lesión previa que pudiera haberle afectado directamente la pelvis, que le haya causado que camine de manera asimétrica o que pueda relacionarse de alguna manera con su funcionalidad.

Su médico tomará en cuenta toda la información que usted le proporcione, incluido todo historial de lesiones, la ubicación del dolor y los problemas al estar de pie o al dormir. Varias pruebas de diagnóstico pueden contribuir a determinar si algunos de sus síntomas provienen de la articulación sacroilíaca.

Examen de la Articulación Sacroilíaca

  • Examen físico
  • Diagnóstico para descartar otras causas de dolor
  • Diagnóstico por imágenes (radiografía, TAC, RMN)
  • Pruebas de Provocación
  • Inyecciones de diagnóstico en la articulación sacroilíaca

Pruebas de Provocación

Su médico puede realizarle una serie de pruebas de provocación para manipular sus articulaciones o palpar para ver si existe hipersensibilidad a la palpación en la articulación sacroilíaca. Todas estas pruebas pueden contribuir a establecer un diagnóstico.1

Pruebas de Provocación del Dolor Articular Sacroilíaco

Diagnóstico por Imágenes

Además, las radiografías, una tomografía computada o una resonancia magnética pueden resultar muy útiles para el diagnóstico. También es importante recordar que puede coexistir más de una afección (como un problema de discos intervertebrales o de cadera) en los casos de problemas de la articulación sacroilíaca y su médico deberá verificar los demás factores que pueden estar causándole síntomas.

Inyecciones de Diagnóstico en la Articulación Sacroilíaca

El método más utilizado para determinar con precisión la causa del dolor articular sacroilíaco es inyectar analgésicos en dicha articulación.

Su médico le colocará una inyección guiada por fluoroscopía o tomografía computada para asegurarse de que la aguja esté correctamente colocada en la articulación sacroilíaca. Si después de la inyección, su dolor disminuye significativamente, entonces se puede sacar la conclusión que la articulación sacroilíaca es la fuente de la lumbalgia, o que dicha articulación contribuye de manera importante a este dolor.2 Si el nivel de dolor no se modifica después de la inyección, es menos probable que un problema en su articulación sacroilíaca sea la causa principal de dicho dolor.

  1. Szadek, Karolina M, et al. “Validez Diagnóstica de los Criterios para el Dolor Articular Sacroilíaco: Revisión Sistemática” The Journal of Pain: Official Journal of the American Pain Society 10, n.° 4 (abril de 2009): 354-368.
  2. Dreyfuss, Paul et al. “Sacroiliac Joint Pain.” J Am Acad Orthop Surg 2004;12:255-265.

Infórmese